Mapa del sitio  Seguinos en Facebook  Seguinos en Twitter  Seguinos en Instagram  Seguinos en Youtube  English version
Prensa / Diarios
Taleb: ''No representan al pueblo''
22 de enero de 2004
Fuente: La Nación (Buenos Aires, Argentina)

"Desde mi humilde condición de ex legislador entrerriano, para mí es un honor que me critiquen intelectuales de la talla de Aguinis (Marcos) y de Sebreli (Juan José). Pero no puedo invitar a los disidentes (a las celebraciones oficiales) porque no representan al pueblo."

En diálogo telefónico con LA NACION desde La Habana, el embajador Raúl Taleb se mostró sorprendido por las críticas contra su gestión, formuladas por el Centro para la

Apertura y el Desarrollo de América Latina (Cadal) y por algunos de los intelectuales que pidieron al canciller Rafael Bielsa un cambio en la política argentina hacia Cuba.

"¿Por qué tengo que invitar a los disidentes y no a otras ONG? Lo protocolar es invitar a las autoridades del gobierno y a los representantes de otras sedes diplomáticas", sostuvo.

Y se defendió: "No pueden pretender que castigue al país del que soy huésped, por más que no esté de acuerdo con algunas cosas".

En declaraciones que publicó LA NACION el domingo último, Taleb había dicho que "en Cuba no se violan los derechos humanos, o por lo menos no más ni menos que en otros países del mundo".

Ayer brindó más precisiones: "No digo que no se violen aquí los derechos humanos. El hecho de que no haya libertad de prensa es una violación de los derechos humanos. Pero la discusión tiene que ser una discusión global en el mundo. Hay naciones que gastan millones de dólares en experimentos que no sirven para nada mientras hay gente que se muere de hambre. Y eso pasa incluso en la Argentina".

Reconoció que los empleados de su embajada son contratados por medio de "una agencia de empleo que depende del Estado cubano", pero aclaró que, como político que es, sabe reconocer cuando alguien lo está "engañando".

Además, dijo que habla de la situación cubana con mucha gente en la calle que ni siquiera sabe que él es un embajador.