Mapa del sitio  Seguinos en Facebook  Seguinos en Twitter  Seguinos en Instagram  Seguinos en Youtube  English version
Prensa / Internet
CUBA: BIELSA PROMETIÓ RECIBIR A DISIDENTES, PERO PIDE TIEMPO
12 de febrero de 2004
Fuente: Infobae.com (Buenos Aires, Argentina)

El canciller recibió a los que condenan la dictadura de Castro: Admitió que la diplomacia puede contribuir al respeto a los DD.HH. en la Isla. El voto de abstención ante la ONU fue por una "explosión emotiva" 

Fernando Ruiz, Juan José Sebrelli, María Sáenz Quesada, Rafael Bielsa, Marcos Aguinis y el Director General de CADAL, Gabriel Salvia.La carta que un grupo de intelectuales elevó hace poco menos de un mes atrás al Ministerio de Relaciones Exteriores, solicitando un cambio en la postura del Gobierno frente a la violación a los derechos humanos en Cuba, tuvo efectos.

El canciller Rafael Bielsa convocó ayer a los cinco firmantes de la "Carta de Apoyo al Movimiento Cívico Cubano" para comunicarles que en general "coincide con el planteo" que hicieron y asegurarles que su intención es impulsar un acercamiento a los miles de disidentes perseguidos y encarcelados por el régimen de Fidel Castro.

Tal como Infobae adelantara en exclusiva el 21 de enero pasado, el pedido que los escritores Marcos Aguinis, Juan José Sebrelli, María Sáenz Quesada, Sylvina Walger y Fernando Ruiz elevaron al Gobierno, con el apoyo de CADAL (una ONG de defensa de DD.HH.) apuntaba fundamentalmente a que la embajada en la Isla -restituida hace pocos meses- invite a sus recepciones oficiales a los opositores al régimen, como forma de brindarles reconocimiento.

Ayer Bielsa les aseguró que está a favor de esa idea, ya que es consciente de "la contribución que puede hacer la diplomacia" frente a las dictaduras, según relató Aguinis al término del encuentro, pero pidió "tiempo" para hacerlo en forma progresiva, ya que la Argentina "recién ha reabierto esa representación".

"Queremos una conducta racional y previsible frente a Cuba, no errática como ha sido hasta ahora", dijo Bielsa, según contó Aguinis, quien se encargó de resumir los principales tramos del encuentro en el que se vieron "gratamente sorprendidos" por la franqueza y apertura que mostró el ministro.

Pero por otra parte, los intelectuales habían pedido que se "revea" la decisión de abstenerse en el voto de condena a Cuba que -todos los años- se realiza en las sesiones de la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

En este aspecto, Bielsa confesó que "no le resultó grato" que se hubiera producido una "explosión emotiva" (sic) que llevó a fijar la posición de abstención en el voto contra Cuba, "de la cual ya no se podría volver".

Los escritores contaron que el canciller justificó la prematura definición de la posición argentina por el enojo que produjeron en el Gobierno las declaraciones del subsecretario para Asuntos Latinoamericanos norteamericano, Roger Noriega, sobre un "giro a la izquierda" que percibía en el gobierno de Néstor Kirchner.

Sin embargo, admitió que si bien esa "explosión emotiva" no responde a "criterios de racionalidad y prudencia", el voto ya quedó comprometido.

La principal coincidencia fue que "no se debe mezclar el tema de los Estados Unidos, con Cuba", ya que se transforma en un debate ideológico y no de derechos fundamentales, aseguraron los participantes que consideraron que el "tema Cuba" en la Argentina está sumamente "ideologizado". Se ha tornado políticamente incorrecto hablar en contra del régimen. "Hay mucha gente que está de acuerdo con nosotros -afirman-, pero no se animan a firmar."

En el encuentro, los intelectuales le entregaron a Bielsa dos pedidos formales de disidentes cubanos para reunirse con representantes de Argentina en Cuba, uno de Berta Antúnez, directora del Movimiento de Resistencia Cívica, y Vladimiro Roca, titular del Partido Social Demócrata de Cuba.

Además insistieron con la disconformidad por la designación de Raúl Taleb como embajador en la Isla. La Cancillería se comprometió a emitir una respuesta oficial a todos los pedidos y a analizar las sentencias a los detenidos durante la última oleada represiva de marzo del 2003.

Carlos Sueldo