Mapa del sitio  Seguinos en Facebook  Seguinos en Twitter  Seguinos en Instagram  Seguinos en Youtube  English version
Prensa / Internet
CADAL DENUNCIA 'VIOLENCIA POLÍTICA' CONTRA UN ACTO DE SOLIDARIDAD CON LOS DISIDENTES
24 de marzo de 2004
Fuente: Cubaencuentro.com (Estados Unidos)

La organización exigió al gobierno argentino 'que condene oficialmente estas agresiones', realizadas por simpatizantes del gobierno cubano en Buenos Aires.
 
El Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL), denunció actos de "violencia política" realizados por simpatizantes del gobierno cubano durante una conferencia de "solidaridad internacional con los demócratas cubanos" encarcelados hace un año "por la dictadura castrista".

CADAL, que se autodefine como una fundación con "fines pacíficos", organizó la conferencia junto con la Fundación Konrad Adenauer. El evento tuvo lugar el pasado 18 de marzo, en el aniversario de la oleada represiva lanzada por las autoridades de la Isla contra la disidencia interna, que llevó a la cárcel a 75 opositores de todo el país.

"En la puerta del hotel donde se desarrolló la conferencia se reunieron varias agrupaciones procastristas" para practicar "un método de violencia política" como los utilizados "por los nacionalsocialistas en la Alemania de Hitler y los fascistas en la Italia de Mussolini, y que el gobierno cubano de Fidel Castro practica contra sus opositores políticos con el nombre de 'mitín de repudio'", dijo un comunicado de CADAL, organización con sede en Buenos Aires, firmado por su director general, Gabriel Salvia.

Según el texto, algunos miembros de estos grupos ingresaron al salón "donde se desarrollaba tranquilamente la conferencia para provocar a los expositores y al resto de los asistentes".

"Pero la búsqueda de violencia de estas organizaciones declaradamente antidemocráticas -algunas de las cuales dicen actuar curiosamente por la 'Paz Mundial'- se concretó cuando agredieron cobardemente al economista Roberto Alemann, quien justo transitaba por la calle del lugar de realización del evento", denunció la organización.

CADAL reclamó al gobierno argentino "que condene oficialmente estas agresiones" y garantice a todos los habitantes del país "el ejercicio de las libertades consagradas en la Constitución Nacional, como el de reunirse y expresarse libremente, sin ser víctimas de la violencia que estos grupos antidemocráticos ejercen impunemente".

"Es insólito que en un país democrático como la Argentina, cuyo gobierno dice tener como bandera la defensa de los derechos humanos, se permita que simpatizantes fanáticos de una dictadura utilicen aquí la misma violencia a la que recurre contra sus ciudadanos el régimen que ellos defienden", concluyó el texto.