Mapa del sitio  Seguinos en Facebook  Seguinos en Twitter  Seguinos en Instagram  Seguinos en Youtube  English version
Prensa / Diarios
Cuba: ''Si perdemos la calle perdemos el poder''
20 de julio de 2004
Fuente: Ambito Financiero (Buenos Aires, Argentina)

"El reto principal de Fidel Castro no es Estados Unidos, sino el pueblo cubano. Su principal preocupación es controlar la opinión pública", dijo Orlando Gutiérrez Boronat, secretario del Directorio Democrático Cubano, una organización que documenta las actividades de la resistencia cívica interna de la isla.

En la reunión organizada por el Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL), estaban presentes los diputados nacionales, Federico Pinedo, Gabriel Llano y Guillermo Cantini.
Allí se presentó una campaña para juntar firmas en la Carta de Reconocimiento al Movimiento Cívico Cubano suscripta por Marcos Aguinis, María Sáenz Quesada, Juan José Sebreli y Sylvina Walger, entre otras. En la carta se solicita a las embajadas de los países latinoamericanos en Cuba, que inviten a los disidentes a sus recepciones oficiales. Gutiérrez Boronat recordó que hace 10 años exactamente a las 3.50 de la madrugada, en aguas cubanas remolcadores del gobierno hundieron la nave 13 de Marzo y provocaron la muerte de 40 de las 70 personas que escapaban de Cuba, entre ellas 13 niños.
Durante el encuentro, hubo conversaciones telefónicas con uno de los sobrevivientes del naufragio que relató con detalles el hundimiento del remolcador, donde perdió a un nieto que se desprendió de la espalda de la madre que nadaba hacia una madera para mantenerse a flote. Un poderoso chorro de agua a presión desde un cañón de apagar incendios a bordo, que partió de uno de los tres remolcadores del gobierno cubano, impactó en la criatura. El gobierno cubano no dejó recobrar los cadáveres a los parientes y encarceló a los sobrevivientes.
Pinedo, dijo que el sentimiento antinorteamericano que hay en América latina se confunde con la adhesión a Fidel Castro. Mientras, Guillermo Cantino habló de un eje Castro-Chávez-Kirchner. Gutiérrez Boronat explicó que "Castro no es un accidente, surge de la historia de Cuba, un país donde el pensamiento monárquico está insertado en su cultura desde la época de la colonia española". Este razonamiento lo llevó a decir que Fidel no es marxista, sino "la expresión del nacionalismo social de Cuba".
Castro siempre se refirió a Cuba como un pueblo espartano, por eso su base ideológica es la creación de un estado militar", agregó. Gutiérrez Boronat definió a la oposición en dos planos: uno que está dentro de Cuba allí funciona el Movimiento Cívico que "lucha por espacios independientes dentro del país". El otro plano es el del exterior de la gente que es heredera de "una tradición republicana" que existió entre 1902 y 1958. El líder opositor criticó a los republicanos de Cuba de aquellos años que nunca pudieron despegarse de la violencia.
En cambio destacó que los actuales movimientos opositores plantean soluciones pacíficas por eso "el movimiento va más allá del anticastrismo".
El orador opinó que "jamás Cuba estuvo tan aislada como ahora" y recordó que "la Unión Europea le cerró sus puertas" por la violación de derechos humanos y los fusilamientos de disidentes. "Los miembros de las fuerzas armadas y funcionarios del régimen están inquietos por esta situación. No se olviden que ellos tienen sus ahorros en el exterior, en Suiza, y estar mal con Europa los expone a perderlos", dijo Gutiérrez Boronat al relatar las presiones internas que hoy padece Fidel Castro por el mayor aislamiento.
"El castrismo sabe que se enfrenta a un movimiento popular cada vez más definido y que crece." Según Gutiérrez Boronat esto hace decir a los castristas: "Si perdemos la calle, perdemos el poder". La asociación con la Argentina fue inmediata.