Mapa del sitio  Seguinos en Facebook  Seguinos en Twitter  Seguinos en Instagram  Seguinos en Youtube  English version
Prensa / Diarios
SEGÚN UN ESTUDIO, SANTIAGO DEL ESTERO Y EL GBA SON LAS PEORES ZONAS DEL PAÍS PARA HACER PERIODISMO
19 de agosto de 2004
Fuente: Diario Clarín (Buenos Aires, Argentina)

La investigación, de la Universidad Austral, los ubica entre los 11 lugares más peligrosos para trabajar de periodista en Latinoamérica. La libertad de prensa y las presiones políticas, claves en los resultados.

El denominador común parece ser la presión política. Ciudades como Merlo, Quilmes, Berazategui, Berisso y Presidente Perón son consideradas hoy, según un estudio elaborado entre octubre de 2003 y abril de 2004 por la Universidad Austral , entre las peores para ejercer el periodismo en América Latina. El conurbano bonaerense figura entre las 11 zonas menos favorables y, según este mismo informe, elaborado por el profesor Fernando Ruiz en coordinación con la Universidad y el Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL) la provincia de Santiago del Estero también está en el ranking de las peores áreas.

La investigación analizó la variable "libertad de prensa" en ámbitos locales, escapando de la definición nacional que, muchas veces, al formar una especie de promedio nacional, equipara regiones cuyas realidades son muy diferentes. De acuerdo con esta visión, la Argentina es un país que obtiene una buena calificación en la materia, aunque en lugares específicos suceda todo lo contrario. "El análisis provincial de la libertad de prensa puede ofrecer en varios países un retrato más acertado y además, la posibilidad de emprender acciones más precisas para la defensa de ese derecho", aseguraron los investigadores.

Según Ruiz, en el Gran Buenos Aires los periodistas locales sufren agresiones continuas provenientes de grupos de poder que combinan recursos políticos, económicos, judiciales y criminales. No existen casos que generen un impacto nacional, aunque existe el caso de una periodista en especial, Clara Britos (directora de La Tapa, en el municipio de Presidente Perón), que ha sufrido un secuestro durante unas horas y un intento de incendio en su casa y tiene una escolta permanente asignada. "Es tal la acumulación de agresiones, que extienden una generalizada sensación de inseguridad en el ejercicio del periodismo".

"Cada vez es mejor el nivel periodístico y eso va a afectar cada la densa trama de intereses oscuros que unen la política con el delito en el Gran Buenos Aires", dicen los investigadores. Por otro lado, de acuerdo con los informes de ADEPA y de la Asociación Periodistas, Santiago del Estero es la provincia donde hubo más serios conflictos con la prensa durante el período estudiado (semestre octubre 2003- abril 2004). Pero existen varias provincias argentinas donde existe un contexto muy similar. En algunas de estas la libertad de prensa está igualmente restringida, pero no hay conflictos, y en otras se producen esporádicos conflictos en los que se producen duras agresiones a la libertad de prensa.

En el caso específico de Santiago del Estero, donde el gobierno nacional intervino a la gobernación, el clima para ejercer el periodismo no es el mejor. En noviembre pasado una misión de la Asociación Periodistas viajó a la provincia y elaboró un informe de la situación donde se descubrió que las tensiones crecieron durante este último semestre porque los desafíos al feudo provincial fueron aún mayores. "Hoy, el clima de terror que se vive en la provincia es mucho más agobiante, aunque paradójicamente, y aún con evidente temor, los entrevistados hablan y denuncian más", dice el informe.