Mapa del sitio  Seguinos en Facebook  Seguinos en Twitter  Seguinos en Instagram  Seguinos en Youtube  English version
Prensa / Diarios
"POR MENOS DE LO QUE PASA HOY, LOS JUBILADOS HICIERON LLORAR A CAVALLO"
1 de octubre de 2004
Fuente: Ambito Financiero (Buenos Aires, Argentina)

La situación salarial, un fuerte aumento en el gasto público y la falta de respeto que el gobierno de Néstor Kirchner tiene sobre las instituciones fueron algunos de los puntos más destacados que trató el economista Manuel Solanet, en una exposición que realizó ayer en la sede del Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL).

Solanet destacó que la situación de algunos jubilados es grave porque no se les aumentó las asignaciones. "Por mucho menos que esto, Norma Plá hizo llorar a Domingo Cavallo", resumió. Y agregó que "este gobierno no busca reducir la evasión impositiva ni castigar a las provincias que se
endeuden".

El economista destacó: "Hay una corriente que acepta las directivas del Ejecutivo, aunque mostró muy poco respeto por las instituciones y abusó de los decretos de necesidad y urgencia". Y acusó al gobierno de que "a pesar de ser peronista que en teoría lucha por los trabajadores, es el que generó una regresión de los sueldos de las más acentuadasde la historia".

Estos fueron los principales conceptos de Solanet:

- Este gobierno es el que más abusó de los decretos de necesidad y urgencia. Esto desvirtúa las facultades del Poder Legislativo.

- En este Presupuesto hay una incorporación atípica de una cláusula que delega en el jefe de Gabinete que haga prácticamente lo que quiera, como  reasignar y generar partidas. Y lo exime de cumplir con la Ley de Responsabilidad Fiscal.

- Aunque hay políticos y legisladores que se quejaron, el Presupuesto saldrá igual porque hay una corriente de aceptación de los dictados de un Poder Ejecutivo que mostró muy poco respeto a las instituciones.

- A esta Ley de Responsabilidad Fiscal le falta algo esencial: la penalidad para el funcionario que no la cumpla.

- Las variables proyectadas en el Presupuesto son razonables: crecimiento del PBI de 4% y una inflación de 7,8% que es conservadora. Un pronóstico razonable es inflación de dos dígitos.

- Este Presupuesto es muy generoso en cuestiones que no debería serlo, como en el tratamiento de las deudas de las provincias. Se postula una suerte de jubileo de las provincias endeudadas.

- Tendríamos un superávit primario de 4 puntos del PBI como pedía el FMI, lo que permitiría llegar a un acuerdo con los acreedores que pueda ser pagado.

- Los exportadores tenían un espacio enorme porque sus precios crecieron por tres, pero inmediatamente el gobierno les puso impuestos. Así logra recursos fiscales, pero también impide que los productos que se exportan se multipliquen por tres. De modo que las retenciones morigeran el impacto inflacionario.

- Este es un gobierno peronista que en teoría defiende los derechos de los trabajadores y de los que menos tienen, pero es en la historia argentina el que ha producido la regresión más acentuada en los asalariados. El asalariado al que no se le movió el salario en pesos hoy puede consumir la mitad de lo que consumía antes de la devaluación.

- Un jubilado que gana 400 pesos mensuales no tuvo aumento en el monto que recibía desde antes de la devaluación. Por mucho menos que esto Norma Plá lo hizo llorar a Domingo Cavallo y ocupaban todos los jueves la plaza Lavalle.

- Con los datos del Presupuesto la situación en 2005 será más grave porque no está previsto ningún aumento de salarios y sí más inflación.

- Si el gobierno aspirara a recuperar el poder adquisitivo que se tenía, implicaría un gasto adicional de 1,6% del PBI. Si se quiere recuperar también en las provincias, implicaría otro 1,5% del PBI. En total sería 3,1%. Es decir, que gran parte del superávit primario está logrado por la compresión de salarios y jubilaciones.

- El aprovechamiento fiscal de la devaluación con las retenciones y el impuesto al cheque es importante. Aportan 4,25% del PBI. Si se tuvieran que eliminar las retenciones debería hacérselo por otro impuesto. Pero en el Presupuesto no se habla de esto ni de ningún tipo de reforma tributaria.

- Las retenciones no podrán desaparecer pero tendrán que reducirse si no se quiere que repercuta gravemente en sectores de exportación.

- Este gobierno no tiene hipótesis de reducción de evasión.

- Si sumamos 4,25% de ingresos de impuestos distorsivos que deberían desaparecer, 3,1% de la compresión de salarios y jubilaciones que existe, suma 7,3%.