Mapa del sitio  Seguinos en Facebook  Seguinos en Twitter  Seguinos en Instagram  Seguinos en Youtube  English version
Prensa / Diarios
UN DESTACADO ECONOMISTA LLAMA A LA ADMINISTRACION KIRCHNER A NO POSTERGAR LAS REFORMAS PENDIENTES
12 de octubre de 2004
Fuente: La Prensa (Argentina)

La letra chica del Presupuesto 
 
¡Basta de compadreadas! El superávit primario real en 2005 es básicamente el que reclamaba el Fondo Monetario. El Estado sigue aprovechándose del cambio en los precios relativos, a costillas de los empleados públicos y los jubilados. Las reformas administrativas brillan por su ausencia.     
 
POR MANUEL SOLANET*

* El presupuesto 2005 nos habla de un superávit primario, antes del pago de intereses, de 3 puntos del Producto Bruto Interno (PBI). Incluyendo los fondos fiduciarios, es 3,2 puntos del PBI. Además, estima que las provincias van a generar en su conjunto un superávit primario de 0,8 ó 0,6 puntos del PBI, de manera que estaríamos para todo el sector público, Gobierno Nacional y gobiernos provinciales, en 4 puntos del PBI, que es básicamente lo que pedía el Fondo Monetario Internacional (FMI) y lo que permitiría llegar a un acuerdo con los acreedores que pueda ser pagado.

* En este presupuesto se vuelve a reflejar el aprovechamiento fiscal de la devaluación de 2002. ¿Qué significa aprovechar fiscalmente una devaluación? Una macrodevaluación, como la que tuvimos, en la que el tipo de cambio pasó de 1 a 3, implica un cambio sustancial en los precios relativos internos.

* Inmediatamente, los sectores que exportan tienen un espacio notable porque sus precios se multiplican en pesos por tres. El gobierno lo que hace es poner de inmediato impuestos a las exportaciones (retenciones), que tienen un doble efecto: primero, lograr recursos fiscales; segundo, impedir que los precios de los productos que se exportan, se multipliquen por tres y morigerar el impacto inflacionario. Esto naturalmente se hizo y se logró un recurso fiscal importante. ¿De qué otra forma se aprovecha la devaluación? Pues no convalidando esta devaluación en el gasto presupuestario: los salarios de los empleados públicos y las jubilaciones.

* El índice de precios minoristas, desde la devaluación hasta ahora, subió más de un 50%. El índice de precios mayoristas subió un 130%. La canasta de medicamentos subió un 150% y la canasta de alimentos un 85%. Esto quiere decir que aquel asalariado al cual no se le movió su salario en pesos, hoy puede consumir la mitad -en términos aproximados- de lo que consumía antes de la devaluación. Y hay muchos asalariados en el sector público a los cuales no se les subió un solo peso. En general en el sector público no hubo aumento uniforme sino en el mínimo.

INFLACION

* Para el año que viene el presupuesto hace una hipótesis de inflación del 7,8% y si la tomamos como tal habría un deterioro adicional porque en este presupuesto no hay un solo peso de aumento para nadie. O sea, nominalmente se van a mantener las jubilaciones y los salarios como están. Entonces, a fin del año que viene, esto a estar aún más agravado.

* ¿Es posible mantener esta situación? ¿Políticamente le va a ser posible al gobierno de Kirchner sostenerla? Si no fuera posible y razonablemente se aspirara a que los jubilados, lo mismo que los empleados públicos, recuperaran el poder adquisitivo que tenían a fin de 2001, eso implicaría un aumento promedio del orden del 25%. La masa de remuneraciones y jubilaciones que está en la Ley de Presupuesto 2005 es de 32.500 millones de pesos. De manera que recuperar el poder adquisitivo significaría un aumento adicional de 8.000 millones de pesos, que representan un 1,6% del PBI. Registremos esta cifra.

* Pero registremos otra que es más relevante. El sector público nacional tiene aproximadamente 290.000 empleados públicos, aunque también es responsable de la mayor parte de los jubilados. Y el conjunto de los gobiernos provinciales tiene alrededor de dos millones de empleados públicos y también tiene jubilados, en general los jubilados del propio Estado. Si el retraso salarial en las provincias se recuperara -sólo se recuperara- el gasto total que tendrían las provincias sería equivalente al que tendría la Nación. Esto implicaría otro 1,5% del Producto.

* De manera que la recuperación del nivel real de salarios y jubilaciones implicaría 3,1 puntos del PBI. Ahora, comparemos esta cifra con la del superávit primario (3,9%). Quiere decir que gran parte del superávit primario uno podría decir que está logrado por la compresión de salarios y jubilaciones. Pero hay algo más por el lado de los recursos.

IMPUESTOS DISTORSIVOS

* Las retenciones y el impuesto al cheque son los calificados como gravámenes distorsivos. Distorsivos aunque se han mantenido por un tiempo largo y eventualmente podrían mantenerse todavía. Las retenciones más el impuesto al cheque aportan en conjunto, en este proyecto de presupuesto para el año que viene, 20.257 millones de pesos. Eso es 4,25% del PBI.

* No digo que esto tenga que desaparecer en un año, pero sin duda alguna estos recursos van a tener que empezar a resignarse si no se quiere empezar a repercutir seriamente en sectores y afectar la exportación. Si se eliminaran estos dos impuestos habría que sustituirlos por otro, pero esto no está dicho en el presupuesto, no hay una sola palabra de la sustitución de estos impuestos por otros.

* Si sumamos el 4,25% que eran ingresos de recursos que tienen que eliminarse en algún momento con el 3,1% que es la compresión de salarios y jubilaciones, eso da 7,3%. Acá no hay nada estructural, todo es un manejo de un aprovechamiento fiscal de la devaluación y de compresión de salarios y jubilaciones. No hay ninguna reforma, no aparece ninguna propuesta de reforma del Estado, de reforma administrativa.

* Si, como sucedió siempre, los precios relativos vuelven a su nivel, esto es como tener un resorte estirado y otro comprimido: el brazo se va cansando y en algún momento esos resortes toman su posición original. Cuando eso suceda estamos frente a una situación fiscal que es la histórica y aún algo más agravada porque estoy hablando de déficit primario. Encima de eso hay que pagar los intereses y menos de 3 puntos del producto no vamos a pagar entre la deuda performing -que es la que no se defaulteó- más la que se va a reestructurar.

* Así que el horizonte no está claro y esto es lo que quienes analizamos el sector público vemos, y lo que ve el FMI. Uno dice ""Rodrigo Rato es un gritón, está presionando, insiste con esto de las reformas estructurales"", pero yo creo que nos están diciendo la verdad, porque la ven. No se puede vivir mucho tiempo con los resortes estirados o comprimidos. Lo que hay que hacer es modificar la estructura.

* De manera que volvemos a tener una Ley de Presupuesto para 2005 que está muy lindamente presentada, en fecha, con hipótesis macroeconómicas respetables, pero que no tiene el contenido que uno espera que debería tener la Ley de Presupuesto de un gobierno transformador. Este es un gobierno que patea los problemas para adelante, así lo ha venido haciendo, y el problema fiscal de acuerdo con esta ley lo sigue pateando para adelante.

* Economista independiente. Extracto del análisis de la Ley de Presupuesto Nacional 2005 realizada en el Centro Para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (Cadal) el 29 de septiembre de 2004.
 
Fuente: Suplemento Económico del diario La Prensa. Domingo 10 de octubre de 2004.