Mapa del sitio  Seguinos en Facebook  Seguinos en Twitter  Seguinos en Instagram  Seguinos en Youtube  English version
Prensa / Diarios
''Fidel Castro desvía u$s 1.000 millones por año''
11 de noviembre de 2004
Fuente: Ambito Financiero (Buenos Aires, Argentina)

"La dirigencia cubana se beneficia tanto de los grandes negociados como del bisneo, como se conoce el comercio ilegal de poca monta", indica Ricardo Puerta, autor del libro "Corrupción en Cuba y cómo combatirla". Puerta, quien vive su exilio en Honduras e hizo un doctorado en Sociología del Desarrollo en la Universidad de Cornell (EE.UU.), dialogó ayer con este diario:

Periodista: ¿Cuáles son los mecanismos habituales de corrupción del régimen cubano?

Ricardo Puerta: Se dividen en varios aspectos. Desde lo cotidiano, si usted se acerca a un mercado verá que en las inmediaciones puede comprar lo mismo que se lo vende más barato gente vinculada con la gerencia del local, y esos beneficios "en negro" llegan finalmente hasta la punta de la pirámide del gobierno. Piense que las denuncias sobre la fortuna de Castro van desde los u$s 400 millones a los u$s 900 millones según la revista "Fortune". Además, no se olvide que estafadores y criminales de todo el mundo se refugian en Cuba.

Periodista: ¿En qué se beneficia el régimen al tolerar la corrupción cotidiana del bisneo?

R.P.: En primer lugar, en un sistema con un Estado policíaco, la responsabilidad es piramidal y los beneficios del bisneo llegan al extremo de la pirámide. Segundo, la corrupción es una herramienta de control político. El gobierno deja hacer, y cuando encarcela a alguien que ya no le es funcional o que se está tranformando en opositor, argumenta motivos de corrupción.

P.: ¿Qué ejemplos concretos de corrupción puede mencionar?

R.P.: Los hermanos Fidel y Raúl Castro y el yerno, Luis Alberto Rodríguez, controlan un imperio económico montado sobre los organismos estatales, que conforman el Grupo de Administración Empresarial (GAESA), que factura casi mil millones de dólares al año y eso se evade al exterior sin pasar por las arcas del Estado. Otro caso conocido es el de "los u$s 3.900 millones". El gobierno de Castro cambió billetes de dólares viejos por nuevos en el banco suizo UBS, pero el dinero no reingresaba al Estado sino que iba a parar a cuentas particulares. Por esa causa el UBS recibió una multa de u$s 100 millones.

P.: ¿Es posible combatir la corrupción en Cuba?

R.P.: El régimen cubano ya no es totalitario, es postotalitario. Aunque la auditoría y monitoreo de la sociedad civil son imposibles hoy en día, hay que ir creando el campo para cuando cambien los tiempos por el fin de un ciclo vital. A veces parece que los tiempos pueden ser bíblicos.

P.: ¿En Cuba hay más o menos corrupción que en otros países de América latina?

R.P.: Según el ranking de Transparency, Cuba está en un término medio. Ocurre que hay aspectos muy difíciles de medir. La economía es muy errática y los capitales son golondrina. Cuando tienes que pagar para subirte a una balsa para ir a EE.UU. o para conseguir un remedio, eso también es corrupción.