Derechos Humanos y
Solidaridad Democrática Internacional

Comunicados

Observatorio de Relaciones Internacionales y Derechos Humanos

08-08-2021

Honduras: El caso de Johny Salgado

Con esta declaración conjunta, pedimos un juicio justo y el fin de la impunidad contra Jhony Salgado. Su juicio se llevará a cabo el 10 de agosto de 2021, alrededor de las 9 am en el Juzgado de Sentencia de la ciudad de El Progreso. Jhony Andrés Salgado Fuentes es un trabajador de la construcción de El Progreso. Tiene dos hijos con Elena Almendrares. Es víctima de la brutalidad policial y de un proceso judicial defectuoso que busca criminalizar su participación en la protesta. La evidencia muestra que ni siquiera estuvo presente en la protesta.

Jhonny Salgado

Después del 26 de noviembre de 2017, en Honduras, miles de personas salieron a protestar masivamente luego de las elecciones presidenciales, alegando la existencia de fraude electoral. Las fuerzas policiales reprimieron duramente estas protestas. El 1 de diciembre de 2017, el gobierno hondureño impuso un toque de queda que prohíbe el movimiento, la reunión y la manifestación entre las 6 p.m. ya las 6 de la mañana durante diez días, con el pretexto de prevenir saqueos y actos de violencia.

Expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y Naciones Unidas expresaron su alerta por el “uso ilegal y excesivo de la fuerza para disolver protestas”. La CIDH concluyó que, producto de las acciones represivas de las fuerzas estatales, 22 personas murieron de manera violenta, la OACNUDH informó que 16 personas murieron por disparos de armas de fuego de las fuerzas de seguridad y se registraron 183 denuncias de heridos ante el Comisionado Nacional de Derechos Humanos (CONADEH).

Muchos de los detenidos fueron trasladados a instalaciones militares, golpeados, insultados, torturados y otros tratos crueles, inhumanos y degradantes. La OACNUDH también observó que al menos 118 personas enfrentaron cargos penales por su presunta participación en delitos cometidos durante las protestas. Veintiuno fueron enviados a prisión preventiva, en contraste con el hecho de que ningún caso de violación de derechos humanos ha obtenido una condena dos años después de los hechos.

Momento equivocado, lugar equivocado

El 21 de diciembre de 2017, pocos días antes de Navidad, Jhony Salgado fue detenido por agentes de la Policía Nacional Preventiva (Policía Nacional Preventiva) en su domicilio de la ciudad de El Progreso en el departamento de Yoro. Ese día, las fuerzas de seguridad dispersaron violentamente la protesta ciudadana realizada en el puente Quebrada Seca, a varios metros de su casa, y persiguieron a los manifestantes.

Jhony fue detenido ilegal y arbitrariamente cuando abrió la puerta de esta casa por el ruido, los gases lacrimógenos y los golpes en la puerta.

Minutos antes, Jhony vio a gente escapar de los gases lacrimógenos y disparos de la policía. Entró a la casa con su pareja e hijos para protegerlos. De repente, alguien comenzó a golpear la puerta de su casa.

Cuando Jhony abrió la puerta, los agentes de policía lo detuvieron arbitrariamente con violencia. Los policías no explicaron los motivos de su detención, sus derechos bajo la ley y lo metieron en una patrulla. Las pruebas recopiladas por organizaciones de derechos humanos muestran que los agentes dejaron botes de gas lacrimógeno en la puerta, lo que afectó a la familia y los vecinos de Jhony por el gas.

Una vez en la comisaría, Jhony fue amenazado y obligado a posar con un escudo policial y un arma de fuego para los medios. Incluso si no puede escribir, los agentes de policía lo obligaron a firmar un documento reconociendo que llevaba esos objetos durante su detención.

Luego de su arresto, la esposa de Jhony, Elena, fue a denunciar a los policías por allanamiento de morada en su propiedad y por abuso de autoridad en perjuicio de Jhony Salgado.

“Por los delitos de allanamiento y abuso de autoridad, los policías Rudy Ariel Brizuela Mejía con rango de subinspector, y los oficiales Sandro Ezequiel Zavala, Santiago Rigoberto Mendoza Bonilla y Edwin Alberto Rodríguez Casco debían ser llevados ante el tribunal". (Radio Progreso)

Mientras tanto, Jhony fue criminalizado y pasó más de cuatro meses privado de su libertad.

Las autoridades afirman que Jhony participó en las protestas y que fue detenido en las calles con otros manifestantes. Las autoridades acusan a Jhony por los delitos de portar ilegalmente un arma comercial y usar ropa policial. Ahora, corre el riesgo de ser condenado a 15 años de prisión, lejos de su pareja e hijos.

Las pruebas utilizadas para respaldar los cargos contra Jhony están plagadas de inconsistencias e irregularidades.

“Esto genera serias preocupaciones de que los cargos puedan haber sido fabricados con otro propósito, por ejemplo, para intimidar a todos aquellos que han salido a las calles para expresar su descontento. " (Amnistía Internacional)

Justicia selectiva

Jhony pasó cuatro meses en prisión preventiva en la prisión de El Progreso. Fue hasta el 25 de abril de 2018 que la Corte de Apelaciones de San Pedro Sula derogó la prisión preventiva.

En septiembre de 2018 se celebró una audiencia judicial, varios meses después de que Elena presentara la denuncia ante la Fiscalía regional. Sin embargo, el juez concluyó que Jhony fue aprehendido en la calle mientras huía de la policía, pero no motivó suficientemente su decisión ni analizó adecuadamente las pruebas.

La esperanza de justicia comenzó a desvanecerse en diciembre de 2018, cuando el tribunal negó que los policías interrogados por allanamiento y abuso de autoridad en perjuicio de Jhony Salgado participaran en los delitos imputados. “Una vez más, esto garantizó la impunidad de los autores de violaciones de derechos humanos" (ERIC-sj)

Para cumplir con la medida cautelar impuesta por el juez, Jhony debe pagar el equivalente a aproximadamente 9 USD cada vez que acude a los tribunales, lo que representa un alto precio a pagar regularmente por una familia humilde y con pocos recursos.

Además, se le ha pedido que se registre cada quince días durante casi cuatro años. Esto no solo afecta las finanzas de su familia, sino que también hace que sea aún más difícil para Jhony conseguir un trabajo permanente, porque necesita salir constantemente para registrarse.

Impacto en la salud mental

Para Jhony y su familia, el impacto psicológico fue fuerte. Desde su encarcelamiento, Jhony ha tenido miedo de salir a la calle. Sale solo acompañado, ya que experimentó el pánico y la negación de la policía.

Cuando ve a un policía o una patrulla, tiembla de miedo porque los policías que ingresaron a su casa amenazaron con quitarle la vida.

Experimenta estrés emocional y angustia, y durante todo este tiempo ha temido por su vida y la de su familia.

Hay otros como Jhony

La criminalización de la protesta social no es un fenómeno reciente. En la década de los noventa, quienes buscaban ejercer su derecho a la protesta y a expresarse libremente, exigiendo justicia y combatiendo la impunidad, fueron criminalizados cada vez más.

En los últimos años se ha agravado la tendencia a las detenciones arbitrarias durante las protestas sociales, la criminalización de líderes sociales, el hostigamiento y amenazas a miembros de movimientos sociales y la fabricación de delitos.

Las violaciones del derecho a la vida, la integridad personal, la libertad personal, el derecho de reunión y la libertad de asociación y expresión, y el derecho al debido proceso, incluida la presunción de inocencia, caracterizan el panorama actual de los derechos humanos en Honduras.

Diferentes organizaciones de derechos humanos, tanto nacionales como internacionales, han observado una desigual aplicación de la justicia que afecta la debida diligencia en las denuncias presentadas como respuesta a violaciones de derechos humanos. Por el contrario, los delitos por los que se imputan opositores políticos y defensores de derechos humanos son investigados y procesados ​​por los órganos judiciales con sorprendente eficacia.

Entre 2017 y 2021, el Ministerio Público de Honduras inició un total de 31 procesos judiciales, afectando directamente a 225 personas. De estos 225, 33 fueron recluidos en prisión preventiva en cárceles de máxima seguridad por períodos de más de 18 meses.

La probabilidad de que los opositores o defensores políticos encarcelados sean condenados es muy alta.

El caso de Jhony merece atención internacional

Pedimos a la comunidad internacional que siga la evolución de los derechos humanos en Honduras y coloque a los derechos humanos en el centro de todos los aspectos de la relación bilateral con Honduras. En particular, pedimos a la UE y a los Estados miembros que implementen los numerosos compromisos asumidos en el Plan de acción de la UE sobre derechos humanos y democracia.

A la luz del próximo juicio, solicitamos respetuosamente lo siguiente:

a) A la delegación de la UE en Honduras, los diputados al Parlamento Europeo y los estados miembros de la UE para preparar una comunicación dirigida al Estado de Honduras exigiendo un juicio justo para Jhony Salgado.

b) A la Corte Suprema de Honduras y al Tribunal de Sentencia de El Progreso para facilitar la transmisión virtual del juicio de Jhony Salgado como una forma eficaz y transparente de permitir la observación internacional pública y calificada. La transmisión virtual solicitada del juicio está de acuerdo con los tratados internacionales y la legislación hondureña.

Organizaciones firmantes:

CADAL, Argentina

CIPRODEH, Honduras

COFADEH, Honduras

Equipo de Reflexión, Investigación y Comunicación (ERIC-sj), Honduras

People in Need, Czech Republic

Trocaire, Ireland