Derechos Humanos y
Solidaridad Democrática Internacional

Archivo

Observatorio de Relaciones Internacionales y Derechos Humanos

27-12-2010

El gasto en defensa y las prioridades sociales en America Latina

Para Alberdi, “La guerra es la muerte de la agricultura y del comercio y su resultado en Sud América es el empobrecimiento y la miseria de sus pueblos...La guerra es un estado, un oficio, una profesión, que hace vivir a millones de hombres. Los militares forman su menor parte. La más numerosa y activa, la forman los industriales que fabrican las armas y máquinas de guerra, de mar y tierra, las municiones, los pertrechos; los que cultivan y enseñan la guerra como ciencia. Abolir la guerra, es tocar al pan de todo ese mundo”.
 

Un homenaje a Juan Bautista Alberdi en el año del bicentenario de su natalicio.

“Las armas de la idea son la lógica, la observación, la expresión elocuente, no la espada”.

Juan Bautista Alberdi

El presidente del Perú, Alan García, propuso la limitación de la compra de armas para atender necesidades sociales urgentes al inaugurar la 40 Asamblea General de la OEA, realizada en Lima entre el 6 y 8 de junio de 2010, bajo el lema “Paz, Seguridad y Cooperación en las Américas”. Así, con el objetivo de instalar el debate para hacer de América Latina “una zona de paz verdadera, y no de paz por equilibrio de armas” y utilizar dichos recursos en programas sociales, Alan García advirtió que desde que se creó la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) la región en su conjunto ha comprado 25 mil millones de dólares en armas nuevas y se prepara a adquirir en los próximos 5 años, 35 mil millones más. Con cifras muy elocuentes García planteó: “Es esto lo que me preocupa, por una razón elemental, pues con esos 35 mil millones podríamos darle a 10 millones de familias de América, que suman unas 50 millones de personas, agua potable, electricidad, educación y salud integral por los próximos 20 años”. El debate que propone Alan García lo debe trascender y llamar a la reflexión, especialmente a aquellos líderes democráticos supuestamente embanderados en las causas progresistas. Es que la verdadera preocupación por los más pobres y la tan declamada redistribución del ingreso debe darse en los debates presupuestarios, estableciendo las prioridades del gasto en base a los recursos con los cuales cuenta un estado. Por ende, el debate sobre el gasto militar debe alcanzar a más países, inclusive a aquellos que no tienen grandes recursos para tal fin.

Gabriel C. Salvia es periodista y activista de Derechos Humanos. Desde su fundación, es Director General del Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL), integra el Consejo Editorial de Perspectiva: Revista Latinoamericana de Economía, Política y Sociedad, y realiza colaboraciones periodísticas para varios medios de la Argentina y América Latina. Compiló el libro “La experiencia chilena: consensos para el desarrollo” (CADAL, 2005); y es el autor del capítulo “El difícil papel de Latinoamérica en la transición de Cuba a la Democracia” publicado en el libro “Escenarios de transición en Cuba” (Konrad Adenauer Stiftung, México, 2008).

Gabriel C. Salvia
Gabriel C. Salvia
Director General
Activista internacional de derechos humanos. Desde 1992 se desempeña como director en Organizaciones de la Sociedad Civil y es miembro fundador de CADAL. Como periodista trabajó en gráfica, radio y TV. Compiló varios libros, entre ellos "Diplomacia y Derechos Humanos en Cuba" (2011) y "Los derechos humanos en las relaciones internacionales y la política exterior" (2021), y es autor de "Bailando por un espejismo: apuntes sobre política, economía y diplomacia en los gobiernos de Cristina Fernández de Kirchner" (2017). También es autor de varios informes, entre los que se destacan "Las sillas del Consejo: autoritarismos y democracias en la evolución de la integración del órgano de DDHH de la ONU" y "Memoria cerrada: La complicidad de la revolución cubana con la dictadura militar argentina".