Derechos Humanos y
Solidaridad Democrática Internacional

Artículos

Observatorio de Relaciones Internacionales y Derechos Humanos

20-09-2021

¿Por qué kazajistán necesita estar en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU?

El deseo de Kazajistán de convertirse en miembro del CDH no tiene tanto que ver con los derechos humanos como con la política exterior del país y las cuestiones de posicionamiento internacional. Para poder decir que, si el país es miembro del CDH, entonces está promoviendo los derechos humanos. Esta no es la primera iniciativa de política exterior de este tipo realizada por las autoridades de Kazajistán. En 2010, Kazajstán fue el primero de los estados de la ex URSS en ser elegido presidente de la OSCE. En 2013-2015, Kazajistán fue elegido miembro del CDH por primera vez. Hoy, se está preparando para participar por segunda vez en una elección sin alternativas.
Por Yevgeniy Zhovtis

¿Por qué kazajistán necesita estar en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU?

El 14 de junio de 2021, la República de Kazajistán envió al presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas una Nota Verbal en la que presentaba su candidatura para ser elegida miembro del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en 2022-2024. La elección tendrá lugar en octubre de 2021.

A modo de recordatorio, el Consejo de Derechos Humanos está integrado por 47 miembros que son elegidos por un período de tres años siguiendo el principio de distribución geográfica equitativa sobre la base de cuotas regionales de la siguiente manera: África - 13 miembros; Asia-Pacífico, 13 miembros; América Latina y el Caribe - 8 miembros; Europa Occidental y otros Estados - 7 miembros; Europa del Este - 6 miembros. Para los cinco lugares de Asia-Pacífico, cinco estados están presentando su candidatura: India, Kazajistán, Qatar, Malasia y los Emiratos Árabes Unidos. Por lo tanto, la oportunidad de Kazajistán de ser elegido está esencialmente garantizada.

Vale la pena destacar que la membresía en el CDH se basa en la responsabilidad de mantener los estándares más altos en lo que respecta a los derechos humanos. Esos son los criterios que los Estados insistieron al adoptar en marzo de 2006 la Resolución 60/251 de la Asamblea General de las Naciones Unidas, de acuerdo con la cual se estableció el CDH.

Sin embargo, más tarde «los más altos estándares en lo que respecta a los derechos humanos» chocaron con la idea de que se debería cubrir y rotar el mayor número posible de Estados miembros del CDH. Como se señala en el sitio web del CDH, 117 estados ya han sido sus miembros. Entre ellos, "destacados defensores de los derechos humanos que mantienen los más altos estándares" como China (dos veces, dos mandatos cada vez); Cuba (dos veces, dos mandatos cada vez, con Fidel Castro y sin él), Libia (dos veces, la primera cuando aún estaba Muammar Gaddafi), Venezuela (dos veces, con Nicolás Maduro como presidente), Eritrea y otros.

En otras palabras, en el transcurso del Examen Periódico Universal, cuando los estados una vez cada cuatro años informaban sobre cómo se respetaban los derechos humanos, incluidos los derechos políticos y las libertades civiles, y cuando los miembros del CDH estaban dando sus recomendaciones para mejorar la situación, representantes de China, Cuba, Venezuela y Eritrea fueron quienes recomendaron cómo el derecho a participar en el gobierno de su propio país, o al ejercicio de la libertad de expresión, reunión pacífica y asociación debían ser observados.

Esto suena, en términos suaves, ridículo, a menos que se llegue a una conclusión simple, que es que ser miembro del CDH no se trata de mantener los más altos estándares en lo que respecta a los derechos humanos, sino que se trata de política internacional, diplomacia y varios intereses: geopolíticos, económicos y de seguridad. Habiendo entendido esto, cualquier criterio de observancia de los derechos humanos se convierte en una segunda prioridad y éstos se convierten en rehenes de dicha construcción política internacional.

Por lo tanto, el deseo de Kazajistán de convertirse en miembro del CDH no tiene tanto que ver con los derechos humanos como con la política exterior del país y las cuestiones de posicionamiento internacional. Para poder decir que, si el país es miembro del CDH, entonces está promoviendo los derechos humanos.  

Esta no es la primera iniciativa de política exterior de este tipo realizada por las autoridades de Kazajistán. En 2010, Kazajstán fue el primero de los estados de la ex URSS en ser elegido presidente de la OSCE. En 2013-2015, Kazajistán fue elegido miembro del CDH por primera vez. Hoy, se está preparando para participar por segunda vez en una elección sin alternativas.

Cada vez, para reafirmar su seriedad, las autoridades de Kazajistán hicieron varias promesas sobre  promoción a la democracia, garantía del estado de derecho y respeto de los derechos humanos.

La decisión de otorgar a Kazajistán una presidencia de la OSCE en 2010 se tomó durante la reunión ministerial de la OSCE en Madrid en noviembre de 2007. En aquel entonces, Marat Tazhin, ministro de Relaciones Exteriores de Kazajistán, prometió alinear las políticas y acciones ejecutivas del país en el área de los derechos humanos con lo que se esperaba de un estado miembro presidente. En particular, se prometió que para fines de 2008 se enmendaría la ley sobre los medios de comunicación, se reformaría la ley electoral y se disminuirían los requisitos de inscripción de los partidos políticos.

En 2012, al presentar su candidatura a la adhesión al CDH, Kazajistán se comprometió voluntariamente a mejorar la situación de los derechos humanos, aunque principalmente listando sus logros, incluidos los que ocurrieron durante su mandato como presidente de la OSCE. Este documento, que fue presentado al presidente de la Asamblea General de la ONU, omitía el respeto y la promoción de los derechos políticos y las libertades civiles, mientras hablaba sobre todo de los grupos vulnerables, los derechos de las mujeres, etc. Sin dudas, se trata de temas muy importantes, junto con la lucha contra la tortura y la abolición por etapas de la pena de muerte; sin embargo, la cuestión de los derechos políticos fundamentales es la más grave en Kazajistán.

Si observamos los resultados netos de cómo se están implementando las promesas relacionadas con las reformas políticas hechas en 2007, los resultados en 2021 decepcionan. Ni el Parlamento ni los órganos ejecutivos locales tienen ninguna oposición política porque todas las elecciones se han celebrado siguiendo un esquema proporcional, es decir, de candidatos de partidos políticos, y no ha habido un solo partido de oposición registrado en los últimos 15 años. El único partido de la oposición que se había registrado anteriormente fue marginado y no participó en las recientes elecciones parlamentarias.

No hay estaciones de radio o televisión nacionales independientes, y la ley sobre la reunión pacífica, en opinión de expertos internacionales, incluido el Relator Especial de las Naciones Unidas sobre la Libertad de Reunión y de Asociación, no cumple con las normas internacionales. El número de presos por motivos políticos ha ido en aumento, al igual que el número de veredictos contra activistas de la sociedad civil que los condenan a un nuevo castigo: prohibición de varios años para participar en cualquier actividad pública.

En 2021, al presentar su candidatura al CDH Kazajistán ha asumido una vez más compromisos voluntarios, incluido el compromiso de adherirse y ratificar el Protocolo Facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño y el Protocolo Facultativo de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, una promesa de reforzar el mandato del Defensor del Pueblo y el Defensor de los Derechos del Niño, así como el compromiso de implementar un "gran paquete de reformas políticas con un enfoque principal en los derechos humanos, que marcaría el comienzo de una nueva era en la vida social y política del país".

Catorce y nueve años, respectivamente, han pasado desde el momento en que se hicieron las últimas promesas. ¿Hay esperanza de que la membresía en el CDH traiga cambios significativos esta vez? Difícil de saber. Solo puedo afirmar que la esperanza es lo último que muere.

Yevgeniy Zhovtis
Yevgeniy Zhovtis
Director de la Oficina Internacional de Derechos Humanos y Estado de Derecho de Kazajstán