Derechos Humanos y
Solidaridad Democrática Internacional

Artículos

Promoción de la Apertura Política en Cuba

21-06-2022

Eludiendo la pisada del autoritarismo en nuestros vecindarios: encuentro con colegas activistas de derechos humanos en Cuba

Este encuentro con colegas de Cuba reafirma lo fundamental de las alianzas con colegas de otros países, con las que logramos cosas que habíamos pensado como imposibles, repensando incluso nuestras formas de comunicarnos y comunicar, pero también de cómo cuidarnos.
Por Rigoberto Lobo

En días pasados compartí un magnífico espacio de conversación propiciado por CADAL con colegas de Cuba, -es importante mencionar que estoy fuera de Venezuela por razones de mi seguridad-, pero que, a los minutos de iniciar el encuentro, me sentí como si estuviese en mi país; al saber que algunos colegas de Cuba habían perdido la conexión por fallas del internet o de electricidad, como si estuviese de nuevo en mi casa.

Durante la última década, en Venezuela han persistido patrones de restricción al libre y legítimo desempeño de la sociedad civil, que se agravaron a partir del año 2016 con el quiebre de las funciones constitucionales del Estado, provocando un contexto complejo de múltiples riesgos y adversidades extremas, que expresan una amplia y grave afectación a los derechos de las personas en diversos planos de la vida.

Al igual que nuestros colegas de Cuba, tenemos la necesidad de elevar la resonancia de los asuntos que requieren atención, e incidir en la importancia de mantener la vigilancia de las violaciones a los derechos humanos que suceden en nuestros países, no podemos ser “causas perdidas”.

Durante la conversación compartimos experiencias, la importancia de mirar y mirar todo lo que nos rodea, nuestros contextos que a simple vista parecen no moverse, aunque son bastante dinámicos en perjuicio de nuestra labor, obligándonos a tomar medidas que de alguna manera nos garanticen la posibilidad de hacer mejor nuestro trabajo y por la mayor cantidad de tiempo posible, como mencionó una colega cubana: “¡debemos dar pasos de elefante, lentos pero aplastantes!”

No cabe duda que las personas defensoras de derechos humanos no sabemos de fronteras cuando se trata de ayudar a otros, la empatía y solidaridad nos une como no lo han podido hacer los gobiernos, que incluso algunos empujan a separarnos y desdibujarnos.

Este encuentro con colegas de Cuba reafirma lo fundamental de las alianzas con colegas de otros países, con las que logramos cosas que habíamos pensado como imposibles, repensando incluso nuestras formas de comunicarnos y comunicar, pero también de cómo cuidarnos.

El encuentro fue un escenario ideal para conversar sobre cómo nos afecta el trabajo de defender derechos, nuestras familias y nuestros adecuados límites, la importancia del bienestar como forma de resistencia y hecho político, la política del sentirse bien.

La persistencia de los colegas de Cuba es inagotable. Deseosos de aprender más, dispuestos a superar la cotidianidad tan adversa a la que están expuestas las personas y, al igual que en Venezuela, exigiendo además de libertad, todas esas cosas básicas que en nuestros países estaban resueltas, y que en gran parte del mundo lo están, para salir de ese difícil día a día que les consume. Es increíble para muchas personas que colegas de Cuba tengan miedo de tan solo encender sus cámaras en una video conferencia, porque saben a qué se enfrentan si el gobierno se entera de la participación en un espacio de derechos humanos.

Del encuentro con colegas de Cuba me quedan muchas enseñanzas, pero sobre todo la inquietante necesidad de seguir conectando con más colegas en la isla. Las experiencias de otras personas sin duda alguna nos pueden abreviar el camino.

Rigoberto Lobo
Rigoberto Lobo
Rigoberto Lobo Puentes es director general de PROMEDEHUM (Venezuela).
 
 
 

 
 
Más sobre el proyecto Promoción de la Apertura Política en Cuba
 
Ultimos videos